Bebés 1-3 Años

El proceso del fin del chupón

Desarrollo

 

Muchas mujeres toman la decisión de usar el chupón para sus bebés porque saben que es un gran aliado al momento de calmar los procesos de ansiedad, y de paso te ayuda a evitar pasar por momentos de estrés al no saber cómo calmar esa rabieta inexplicable.

Pero cuando ese apoyo ha estado presente desde el comienzo de su vida,  ¿cómo convencer a tu pequeño que abandone a su compañero de juegos, tristezas y por sobre todo, su calmante?

Aquí te entregamos algunas ideas para que lo intentes:

  • Sólo para dormir

  • Resulta de gran ayuda comenzar a restringir el uso del chupón cuando ya ha cumplido los 8 meses, tratando de que el bebé lo utilice sólo por las noches o al momento de tomar la siesta, de tal forma, que asocie su chupón a instancias de sueño profundo, para finalmente restringirlo completamente al año de edad. Es importante que cuando él logre captar este proceso y prefiera no utilizar el chupón, lo felicites, esto incentivará mucho más al bebé a dejarlo.

  • Una pequeña trampa

  • La sensación de tranquilidad llega al bebé cuando la succión del chupón es efectiva, un simple orificio en él, te ayudará a que tu bebé no sienta la misma atracción. Si este pequeño orificio no da resultado, te recomendamos realizar uno más grande, para que logre darse por vencido. En este punto, si el bebé tiene dientes, es bueno explicarle que sus dientes han roto el chupón, por lo que no podemos comprar otro, ya que pasaría lo mismo.

  • Se lo llevaron

  • Cuando vas de vacaciones o de visita a la casa de un familiar lejano tienes varias opciones de regalar ese chupón tan querido a algún pillo animalito de la zona. Hay dos opciones; el niño lo entrega voluntariamente como regalo o por casualidad el animalito se lo llevó lejos.

  • Última opción

  • Lo primero que puedes hacer, es tratar de que tu bebé calme esa circunstancia de irritabilidad mediante el uso de otro objeto, por ejemplo, en estos casos es muy efectivo el pasarle una mantita o ese juguete que siempre lo acompañó a todos lados. Para ello espera ese episodio desastroso y cuando te pida su chupón, si bien se lo entregarás, al mismo tiempo muéstrale el juguete para que con el tiempo vaya asociando a este objeto a una especie de protector en estas instancias que estaban reservadas solo para el chupón, hasta que por fin puedas poco a poco retirarle el chupón y reemplazarlo por ese juguete.

     

    Cualquier duda por favor consulta con tu médico.